Minerd culpa a maestros por bajas calificaciones en informe PISA y maestros culpan al Minerd

Punta Cana. – Una de las claves para que pueda desarrollarse un país se encuentra en la implementación de políticas públicas. Estas son las que permiten organizar al Estado de manera que los ciudadanos de una nación puedan tener acceso a cuestiones de orden básico.

Entre estos aspectos figura la educación. Un sector altamente criticado cuando existe la carencia de resultados fiables que indiquen el avance con el pasar de los años.

Recientemente esto precisamente sucedió. El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), informó el pasado 3 de diciembre, que en la evaluación realizada en 2018 a unos 600 mil estudiantes de 79 países y territorios, República Dominicana estuvo entre los peores puntajes.

Los estudiantes dominicanos presentaron bajos niveles en Ciencias, Lectura, y Matemática.

Con respecto al promedio del año 2015, en estas 3 asignaturas se notó un significativo declive. Sólo 325 puntos fueron alcanzados en Matemática, en 2015 la puntuación fue de 328; por la lectura se obtuvieron 342 puntos, cuando en 2015 fueron 358; y en Ciencias, 336 puntos con respecto a los 332 del 2015.

Esta ardua labor realizada cada tres años ha puesto en evidencia al sistema educativo dominicano.

En estos últimos tres años se han inaugurado muchas escuelas básicas y liceos, que si no están operando ya, intentan funcionar dentro del sistema de Tanda Extendida. Sin embargo, ha quedado claro que el aprendizaje nada tiene que ver con una edificación o un horario escolar extenso, si no se cuenta con las herramientas ni personal capacitado para ello.

En este sentido, también se asoma la “República Digital”, un proyecto del Gobierno en el que se busca que todos los dominicanos tengan acceso a las nuevas tecnologías, y del que la educación también forma parte. Ahora bien, después de los resultados de PISA, cabe cuestionar: ¿Cómo sería esto contando con unos niveles de educación tan bajos?

¿Quién tiene la culpa?

Lucas Evangelista, el actual director de la Escuela Básica de Juanillo, ubicada en Verón-Punta Cana, dice que “estamos pasando por una situación difícil”.

Y es que, este estudio ha calificado al país como el ocupante del puesto número 76 en lectura; y el número 78 en ciencias y matemática.

Evangelista explica que la nueva generación no tiene motivaciones para estudiar. Pues a pesar de que haya maestros que no están cumpliendo con su labor, hay muchos otros que sí, aseguró el director escolar.

En cambio, la directora Ivelisse Valdez, de la Escuela Básica Camila Henríquez Ureña en Macao, dice que “son muchos componentes que intervinieron en este resultado”.

Valdez, especificó que los maestros no están en las áreas correspondientes, y que hay personas que aunque son profesionales, ocupan vacantes sin la debida preparación para impartir clases. Por lo que sugiere que la problemática no tendrá solución “hasta que Educación no organice que cada quien esté en su área, y se nombren más maestros de áreas”.

Esto es debido al déficit de maestros que se sufre en varios años escolares. Se recuerda que hasta hace poco, luego de haber transcurrido ya un semestre del año escolar, todavía hay recintos en los que ni siquiera se cuenta con los registros.

¿Entonces para qué se hacen los concursos?

Para fines de habilitación, el Ministerio de Educación realiza el Concurso de Oposición Docente. Con este los maestros que hayan aplicado y pasado las pruebas quedarían en lista para posicionarlos en las plazas libres que fueren necesarias cubrir, pero las quejas sobre el procedimiento han sido diversas.

Valdez dice que “ese concurso es una farsa”. Esto es porque supuestamente, al momento de las personas presentarse se les toma en cuenta las relaciones que pudieran tener para fines de obtener buenos resultados, aunque no se esté preparado ni se haya estudiado la carrera de educación.

Este año hubo fuertes críticas, porque el 80% de los profesores habían reprobado, lo que llevó a que se hicieran protestas con el fin de reclamar una revisión. Al final quedaron únicamente 7 mil maestros disponibles para enviar a las aulas.

Condiciones de trabajo

Lejos de todo esto, aunque los maestros trabajan las 8 horas correspondientes, el director, Delmi Mercedes, de la Escuela Básica Trina de Moya Vásquez en La Ceiba, atribuye este desatino en la educación a la falta de motivación salarial y otras condiciones necesarias para realizar la labor de la enseñanza.

“Si el Ministerio de Educación cumpliera con todo lo que tiene que cumplir, y los maestros pusieran todo de su parte ciertamente la cosa fuera distinta” asegura Mercedes, quien reclama la diferencia salarial que existe entre maestros de básica y media, así como la falta de docentes que cubran los puestos en momentos que fuere necesario.

Por ejemplo, explica Mercedes, los alumnos se quedan sin profesores que les de clases cuando alguno de estos falta por alguna excusa médica. Tal como sucede en el caso de las maestras embarazadas.

Lo cierto es que, a pesar de todos los argumentos que puedan existir, hay miles de alumnos que presentan una deficiencia marcada en los conocimientos que debieron adquirir.

Hasta el momento no se han oficializado o dado a conocer acciones inmediatas para remediar lo que a un país le puede costar su desarrollo.

El activista político y primer presidente de piel oscura en Sudáfrica, Nelson Mandela, dijo una vez: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Si esto es así, trayendo a colación los resultados de PISA, a República Dominicana le faltaría mucho para cambiar no sólo el mundo, sino su propio entorno.

Spread the love
Abrir chat
Denuncias Aqui